Los campos se envenenan, las abejas se mueren


Un apicultor de Ramírez, departamento Diamante, Entre Ríos, denunció que debido a las fumigaciones de los campos con glifosato murieron 42 colmenas y se quejó de que esas prácticas, tendentes a asegurar buena cosecha de soja transgénica, no es avisada a otros productores para que tomen medidas, y además envenenan los arroyos con serios problemas para la población.

El apicultor consideró que tanto él como sus vecinos de campos cercanos están sufriendo una situación triste, en medio de cultivos que se están fumigando y donde está clara la intención de desmontar para hacer lugar a la soja, un monocultivo que hasta hace poco parecía imposible en nuestra provincia."No estamos bien, estamos dolidos por lo que nos pasó", dijo y explicó que tiene 42 colmenas muertas, dentro de un monte que fue fumigado para secar la chilca, pero el monte se secó totalmente y no quedó ningún árbol verde"."Lo que más me llama la atención es la falta de ética y de respeto de no habernos avisado". Dijo que sabe que la ley que prohíbe el desmonte está vigente "por eso trabajan a través del avión". En ese lugar, "hay un curso de agua importante y vecinos afectados por esta fumigación".

Hace más de 20 años que trabaja en esta actividad pero si en el campo se sigue de esa manera, lamentablemente "esta actividad se va a pique. Con desmonte y fumigación esta actividad se va a pique"."Me encanta que avancen, que tengan esas camionetas y esos tractores de seis gomas pero a mi enseñaron en la escuela y también mis padres, que a donde termina lo mío comienza lo de lo demás"."Ya no queda nada, al fumigar hasta las banquinas, terminan todo. Alguien tiene que asumir esta responsabilidad para que se hagan las cosas bien y podamos seguir trabajando".


Fuente: aim digital

0 comments

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentaar en No Nos Maten

 
|  No Nos Maten. Blogger Template By Lawnydesignz Powered by Blogger